COCINA MACROBIÓTICA DE INVIERNO

MUCHAS GRACIAS A LOS PARTICIPANTES AL TALLER DE MACROBIÓTICA DE INVIERNO, DE AYER 27 DE NOVIEMBRE
COCINA DE INVIERNO

Cuando llega el crudo invierno necesitamos calor interno, un lugar calido para pasar la estación de los fríos, es posible que tengamos días de agua,  nieve, sople el aire frio y húmedo.Conservar el  calor, eliminar la humedad y entradas de aires frío, es lo esencial en esta época del año.

Con un menú apropiado, nuestros órganos no tienen que desgastarse luchando contra las bajas temperaturas, por otro lado dar calor a nuestro interior comiendo platos de comida caliente y fuerte, que contrarresten el frío extremo.

En esta estación las comidas pueden ser mas condimentadas que en cualquier otra fecha del año,  pero debemos cuidar de no usar demasiada sal, shoyu o miso.(este consejo es valido en cualquier estación).

En invierno podemos usar mas aceite que en otoño, mas a menudo podemos comer frituras de cereales, verduras en kimpira, al preparar las algas podemos aumentar mas la cantidad de aceite. 

Comer mas veces el trigo sarraceno en fideos y el arroz frito, junto con sopas de miso bien caliente con cebolla, cereales, judías, seitan y guisos mas fuertes.

Con mayor frecuencia puede cocinarse arroz dulce y mochi, porque contienen mas energía que el arroz integral común y produce un efecto mas calido, en general la cocción, es mas prolongada incluyendo verduras nishime, cereales, judías, verduras al horno y un salteado de mas duración.

Ya cuando pasemos el ecuador del invierno y nos acercamos a la primavera, introducimos algunos cambios mas ligeros, para poco a poco iniciar el cambio, armonizando las energías en la dirección de la próxima estación y preparar la llegada de la nueva estación. 

Los alimentos astringentes y salados provocan retención de líquidos, por lo que deben consumirse con precaución; abusar del picante y lo amargo  provocan demasiada pérdida de calor y de líquidos y puede causar la pérdida de esencia del riñón. 

Hacer ejercicio,  caminar, es esencial para conservar el tono muscular y circulación de la sangre.

El compromiso con los demás mantiene la motivación fundamental para vivir y se necesita para recargar la energía del riñón. 

Reforzar los abdominales y las lumbares repercute en tener más fuerte los riñones (como es afuera es adentro).

Si nuestros pies están fríos debemos calentar nuestros riñones: aplicar moxa en puntos de la espalda. También ayuda, darse cada noche un baño de pies con agua caliente con jengibre, facilitará el sueño y recargaremos mejor las pilas.

La rigidez, el frío, el miedo, excesos de todo tipo, falta de descanso, sueños deficientes, pérdida de apetito, pérdida de peso, melancolía, abusar de alimentos crudos, bebidas frías, son los motivos del debilitamiento del riñón.

Para mantener unos riñones saludables, lo más importante esevitar el gran desmineralizante: el azúcar, porque debilita los  huesos, los dientes, el  Qi de bazo (energía vital que anima una eficaz digestión) y disminuye el potencial Yin-Yang de los riñones.

Pueden causar también daño a los riñones:

– Los congelados o los helados (aún tomándose calientes, los debilitan y enfrían,  pierden su calor interno).
– Los ayunos prolongados.
– El exceso de  sal.

Durante el invierno, con el frío se necesitan comidas calientes y bien condimentadas, que nos proporcionen la energía calorífica que nos permita  aguantar el frío extremo.

Condimentamos con más aceite, miso, cocciones más prolongadas, más proteínas y grasa, podemos usar más horno y salteados más prolongados.

Las azukis, en guiso con calabaza, alga kombu y shoyu, refuerzan  los riñones, el bazo y el páncreas.

Hay alimentos que benefician la energía del riñón, consumirlos nos ayuda a preservar su fuerza interna: alimentos-medicina, como las nueces, el sésamo negro,  todas las semillas oleaginosas,  algas, cerezas, raíces (zanahoria, nabo, remolacha ) calabaza, apio, col, trigo, los cereales en grano, mijo, estigmas de maíz.  
Receta para recuperarse después del  parto, la  fuerza de riñones y sangre:

Sopa de pollo de hueso negro (gallina negra en tiendas china)  especialmente indicado,  tomar durante dos semanas, pues ayuda a reponer fuerza de riñones y  la sangre; se puede añadir a la sopa raíz de  Angélica Shinensi-«Dan Gui» 30-50 gr., que tonifica y mueve la sangre.

Hay un dicho clásico, en Medicina China, del Emperador Amarillo,  que afirmaba que 

“un médico que trata la enfermedad después de que ésta haya ocurrido es un médico mediocre, pero un médico que la trata antes de que ocurra es un médico excelente”.

Por esa razón, en China, el sabio de los viejos tiempos no incidía en el tratamiento de la enfermedad, sino más bien en su prevención para que ésta no surgiera. Para tal fin, tenía que ir informando y aconsejando por adelantado, caminaba de pueblo en pueblo y cobraba una pequeña cuota a cada paciente que permanecía sano y aquéllos que estaban enfermos no tenían que pagar nada.

Miguel Priego
Consultor de Cocina macrobiótica en La Biotika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
X