USO PRÁCTICO DEL I CHING 京房易 JĪNG FÁNG Ì

El libro más importante sobre el I Ching editado en Europa, que popularizó esta filosofía en occidente, es sin duda la traducción al alemán que escribió Richard Wilhelm en 1923. La versión de Wilhelm es un clásico imprescindible. El autor vivió más de veinte años en China donde fue iniciado en esta disciplina por un maestro chino de la antigua escuela de I Ching. Wilhelm supo adaptar de manera magistral la filosofía oriental del I Ching a la visión occidental. Su influencia ha sido tal, que los libros sobre el tema que se han editado posteriormente sobre el tema están influenciadas o basadas en esta obra.

Experimentar el I Ching es intentar comprender cómo se generan y acontecen los cambios en nosotros mismos y en nuestras circunstancias, y tal y como nos enseña la filosofía del Tao, aprender a fluir con esos cambios. Sin embargo, en occidente se desconoce que el I Ching, no solo se puede utilizar de manera simbólica, filosófica u oracular, como nos enseña la obra de Wilhelm. En la Universidad de I Ching de Taiwán, se estudia la línea JĪNG FÁNG Ì del I Ching, que nos ofrece una metodología totalmente diferente a la acostumbrada en occidente. El estudio de esta línea del I Ching, nos permite profundizar en el conocimiento de uno mismo, y se presenta como una magnífica herramienta de búsqueda de soluciones concretas para los problemas de la vida cotidiana.

En la línea del I Ching llamada JĪNG FÁNG Ì, se aprende a confeccionar los Hexagramas Natales y a interpretar Consultas de manera precisa y práctica, mediante la aplicación de la Teoría de los Cinco Elementos de la Medicina Tradicional China (MTC) y de la Astrología China, basada en el Sistema de los Troncos Celestes y las Ramas Terrestres, cimiento del estudio del Fēng Shŭi y del Calendario Lunar chino. 

En la línea JĪNG FÁNG Ì, se estudian dos métodos de obtención de hexagramas; el del HEXAGRAMA NATAL y el de CONSULTAS.

EL HEXAGRAMA NATAL

El I Ching es uno de los sistemas orientales que nos permiten profundizar en el conocimiento de uno mismo. Los sabios de la antigüedad, midiendo el influjo de las energías presentes al nacer, observaron que en el Hexagrama Natal de una persona se reflejan las tendencias de vida. En él se recoge información sobre la salud, la relación con la familia y el entorno, el modo de afrontar los estudios, el trabajo, los negocios, la pareja, la espiritualidad, etc.

El Hexagrama Natal de una persona se genera a partir de su fecha de nacimiento. En él aparecen unos parámetros concretos que nos señalan los límites entre los cuales nos tendremos que mover en nuestra vida. Estos parámetros los marcan ciertos rasgos físicos, de carácter o de personalidad, que están determinados por la fecha en la que se produce el nacimiento. 

El Hexagrama natal también nos muestra información sobre cuáles son los periodos y los campos en los que se van a presentar principalmente las dificultades en nuestra vida, de esta manera podremos tomar medidas para prevenirlos e intentar disminuir su impacto. Nos enseñara a reconocer nuestros periodos de bonanza en las diferentes etapas de vida, permitiendo que saquemos mayor provecho de las situaciones.

A la influencia energética que recibimos al nacer, tenemos que añadir  la de nuestra forma de vida y del Feng Shui del lugar donde vivimos, donde trabajamos o pasamos la mayor parte del tiempo, y por supuesto, la que obtenemos a través de nuestro trabajo personal y la que dedicamos al servicio humanitario. 

El hexagrama nata es solo el punto de partida, después las elecciones y acciones son nuestras, y de nosotros depende que el camino que vamos labrando en nuestra vida, lo vayamos recorriendo de manera más o menos consciente.

Es muy importante tomar conciencia de quienes somos para seguir avanzando en el camino de nuestro desarrollo personal. En la cultura occidental los antiguos griegos inscribieron el siguiente aforismo en el Templo de Delfos: “conócete a ti mismo”, esta sentencia es una invitación a bucear en el autoconocimiento. El mantener una mirada introspectiva, nos permite detectar nuestras carencias y defectos, para aceptarlos, asumirlos y responsabilizarlos de ellos, y  nuestras cualidades y virtudes para potenciarlas.

CONSULTAS

Cuando estamos en el camino de nuestro desarrollo personal, el Ching se presenta como una portentosa herramienta para conectar con nuestro Yo Superior, que es el único que tiene las respuestas a todas las problemáticas que se nos presentan en la vida. Si estamos muy imbuidos en los personajes que interpreta nuestro ego, solemos tomar decisiones en base al razonamiento del personaje que creemos ser en cada momento, no somos libres, y nuestras decisiones están limitadas y manipuladas por el miedo, las malas experiencias, los malos hábitos, etc. Los patrones negativos se repiten en nuestra vida porque no somos capaces de tomar decisiones diferentes, y muchas veces caemos en ciertos círculos viciosos de los que es complicado salir. Lo que no vemos, o no queremos ver cuando tenemos un problema, es lo que controla nuestras decisiones. Las señales de nuestro Yo Superior se presentan a través de acontecimientos aparentemente casuales, comunicándose a través del inconsciente, que es como mejor se expresa nuestra alma. La casualidad no existe para el alma, toda experiencia o acontecimiento tiene un sentido, por eso hacer caso a las señales, y saber interpretarlas conscientemente, es algo fundamental para entender y VER lo que está pasando, y así tomar las decisiones correctas en cada momento.  

Las consultas al I Ching puede ser un buen método para interpretar de manera consciente  el lenguaje inconsciente de estas señales que nos manda nuestro Ser Superior. En la respuesta a la pregunta planteada puede que el I Ching muestre que el problema concreto lo provoca la actitud de uno mismo y aconseje el cambio que se necesita hacer para que los acontecimientos tomen el rumbo conveniente. Otras veces nos puede indicar que es necesario aceptar las circunstancias, pues no está de nuestra mano cambiarlas. En sintonía con nuestro Yo Superior y en armonía con el flujo de los acontecimientos, se puede intentar modificar una tendencia desfavorable o se puede entender que no podemos cambiar los acontecimientos que se presentan. El entender esto nos puede aportar mucha serenidad y paz interior, y esto libera nuestra energía para poder utilizarla para otros fines más beneficiosos. 

El I Ching debe de usarse desde el corazón, alejándose de motivaciones egoístas y malintencionadas. Para hacer consultas al I Ching es muy importante conocer nuestro propio Hexagrama Natal porque esto nos ayudara a entendernos en profundidad. A veces también es necesario conocer el Hexagrama Natal de la persona a la que hacemos la consulta, porque eso nos ayudara a entenderla mejor y puede que nos muestre el origen del problema con más claridad.
Shu-Yuan Chen
Consultora de I Ching y Feng Shui en «La Biotika»
Soy de Taiwan y vivo en España desde hace más de 20 años. Aprendí el  I CHING 京房易 JĪNG FÁNG Ì en la Universidad de I Ching de Taiwán, de donde soy originaria. En esta Universidad también se imparten clases de Feng Shui y Medicina Tradicional China (MTC). Difundimos estas disciplinas en España a través del “Aula de Estudios La Biotika”, y la edición de un libro especializado, recientemente publicado por la “Liebre de marzo”: I CHING 京房易 JĪNG FÁNG Ì
Aquellos que quieran profundizar en el estudio del I Ching según las directrices de la línea JĪNG FÁNG Ì, pueden ponerse en contacto con las autoras a través del email: iching-info@labiotika.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
X