DESARROLLAR EL TRONCO DEL ÁRBOL DE PRÁTICAS ICHING DAO (NIVEL 2. Segunda parte)


ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 4: TRANSFORMAR LA CÓLERA Y EL ODIO Y POTENCIAR EL PERDÓN

Cuando experimentamos una herida emocional tenemos dos caminos a escoger: El camino del perdón o el camino de adoptar el papel de víctima. Un camino fortalece, el otro nos condena a una vida de remordimientos, amargo rencor y limites desagradables. Elegir el camino de no perdonar significa el elegir mantenerse indefinidamente atascado en gruesas nubes de emociones negativas de la peor calidad; no solamente en esta vida, sino en la vida de nuestra estructura familiar en generaciones por nacer. Hasta que un ser valiente de elevada conciencia encarne en la familia, con la capacidad de elegir correctamente el camino a seguir, la situación conflictiva va a seguir reapareciendo generación tras generación. 

El optar por perdonar o pedir perdón, es uno de los pasos más difíciles de dar si intentamos llevarlo a cabo desde la perspectiva del ego víctima o culpable. Lo que se requiere es que hagamos la elección desde la perspectiva más elevada e ilimitada que es nuestra Mente Original-La conciencia transcendente de nuestra verdadera naturaleza.

A esta altura en nuestras prácticas, desarrollamos la capacidad de llegar al perdón incondicional y verdadero. Esta forma de perdón o de pedir perdón acelera y fortalece el proceso de la evolución personal y familiar. El perdonar o pedir perdón libera vínculos negativos que destructivamente atan no sólo a individuos, sino a familias enteras generación tras generación. Muchos de esos vínculos negativos se deben a maldiciones hechas generaciones atrás cuyas consecuencias se manifiestan como problemas de salud, relaciones difíciles, problemas mentales, crimen o suicidio.

Es una contradicción aspirar a niveles superiores cuando tenemos un montón de conflictos sin resolver que exigen perdonar o pedir perdón. En todas las familias del mundo hay muchos precedentes de injusticia, de acusar falsamente a otros, de abusar de mujeres y  niños, y de asesinar y traicionar. Hay también cantidad de maldiciones que han sido hechas en ambas direcciones, por parte de nuestro lado de la familia y por parte de los otros. Todo esto son asuntos sin resolver que nos mantienen atados a las víctimas y a los agresores. Son cuestiones kármicas  que no decaen con el tiempo, o porque se hayan olvidado. Cada acción genera una reacción, y cada decisión genera consecuencias (karma). Pedimos perdón y perdonamos no sólo por nosotros mismos, sino en nombre de toda la estructura familiar y de nuestro país que es la familia más extensa a la que pertenecemos.

En todo proceso de sanar, es necesario el liberar los vínculos negativos que oprimen a nuestras familias.

ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 5: TRANSFORMAR EL AUTO RECHAZO, LA CULPA Y LA VERGÜENZA EN AUTO PERDÓN Y AUTO ACEPTACIÓN

En nuestra cultura, una de las formas más intensas de sufrimiento, es el dolor que viene con el sentimiento de que algo anda mal en nosotros. Si no se trata, esta inseguridad profunda genera mente crítica, cólera, agresividad, miedo, depresión y crónicos comportamientos adictivo que no nos permiten lograr la felicidad que todos buscamos. 

Uno de los grandes obstáculos que los practicantes occidentales traen a sus prácticas, es la visión extremadamente negativa de sí mismos. La manera en que pensamos, determina la manera en que nos sentimos. El auto rechazo, la baja auto estima, y el sentirse a disgusto con uno mismo, son factores que  nos limitan desde lo profundo del inconsciente, impidiendo la experiencia del bienestar absoluto que es nuestra verdadera naturaleza. 

Todo lo que se suprime, se intensifica y se exagera, y constantemente busca maneras de salir a la superficie. Cuando inconscientemente tenemos una pésima opinión de nosotros mismos, atraemos a personas y situaciones que van a demostrar que somos unos ineptos y que algo anda verdaderamente mal en nosotros. Si la visión que tenemos de nosotros mismo está tergiversada, la manera como vemos a otros y al mundo también estará distorsionada. Esa visión de nosotros la proyectamos al mundo manifestándose como conflictos raciales, políticos, religiosos o entre naciones. El resultado del auto rechazo es la auto destrucción y un comportamiento adictivo que no permite que se manifieste en el mundo nuestro potencial más elevado.

En este nivel llevamos la práctica del Perdón Verdadero, al próximo y más desafiante nivel que es el del Auto Perdón Verdadero. A menudo para la persona que está atrapada en el auto rechazo, es más fácil perdonar a alguien que perdonarse a sí misma. El hábito de auto castigo está profundamente arraigado en nuestra cultura debido a siglos de programación que han machacado que nacemos malos y que el bien está fuera de nuestro alcance.

El resultado de lograr el perdonar, pedir perdón y auto perdonarnos, genera un nivel extraordinario de integridad personal, valentía y capacidad de sanar a todos niveles. La capacidad de liberar obstáculos a niveles progresivamente más profundos son los que permiten desarrollar una personalidad extraordinaria en todos los sentidos. 

ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 6: TRANSFORMAR LA ANSIEDAD Y EL MIEDO EN TIEMPOS DE CRISIS

El miedo es una de las emociones primarias del ser humano y uno de los principales factores de la enfermedad y las relaciones disfuncionales que vivimos.

En este periodo de nuestras vidas estamos experimentando una avalancha de cosas a las que temer: crisis económica, pandemias, colapso ambiental,  terrorismo, guerras, crimen y desastres naturales. 

El miedo tiene un efecto paralizante en todo el organismo. A medida que el miedo se apodera de nuestras mentes, nuestro nivel de conciencia se desploma a los niveles más primitivos de supervivencia. El sistema inmunitario prácticamente se paraliza. La manera en que nos relacionamos unos con otros se contamina con un intenso sentido de separación y desconfianza.

En estos momentos una densa aura de miedo rodea al planeta, irradiando desde las mentes de miles de millones de seres humanos, preocupados por no tener lo mínimo para sobrevivir, por la enfermedad y por la guerra.

El miedo se manifiesta en dos fases: la primera es la etapa dinámica donde se moviliza el organismo al máximo de sus capacidades para superar una amenaza a su supervivencia. Si la situación peligrosa no puede ser superada rápidamente, se activa la segunda fase, la de parálisis, en la cual el sistema energético colapsa y se rinde a morir. El miedo sostenido paraliza y mata.

Este nivel nos ayuda a comprender la naturaleza del miedo y el impacto destructivo que puede desencadenar en nuestras vidas cuando se prolonga y cómo superarlo manteniendo nuestra integridad y centro.

ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 7: MANTENER EL CENTRO EN TIEMPOS DE CAMBIOS ACELERADOS

El nombre del hexagrama 38 del I Ching es “La Oposición” y su tema principal es mantener el centro no importa lo difícil que pueda ser una situación. En nuestra era el alto estrés ha reemplazado a la alegría como el estado de ánimo más común. A pesar de grandes avances tecnológicos y abundancia de bienes materiales, la calidad de vida y salud mental de una gran mayoría de seres humanos se ha deteriorado considerablemente en los últimos años. Las mismas cosas que están supuestas a hacer la vida más fácil y ofrecer más oportunidades, son a menudo la causa de preocupación y ansiedad.

El ser capaz de fluir con los cambios y a la vez mantenerse centrado, es una de las metas fundamentales de todas las grandes tradiciones de auto desarrollo. El momento en que no somos capaces de mantenernos firmemente enraizado a nivel energético, emocional y mental, la calidad de nuestros pensamientos, decisiones y actos se deteriora. El tremendo número de nuevas enfermedades que están apareciendo desde la segunda mitad del siglo pasado, se deben al alto nivel de estrés y falta de recursos internos para afrontar cambios acelerados.

Venimos al mundo con un claro propósito que cumplir, pero cuando se deteriora la calidad de nuestros pensamientos y decisiones, dejamos de ver nuestras razones para estar aquí, y la vida se convierte en una lucha por la supervivencia a cualquier precio.

En este nivel aprendemos a utilizar todos los recursos desarrollados hasta ahora para mantener una estructura mental y emocional capaz de fluir con los cambios en vez de inconscientemente resistirlos.

Shu Yuan-Chen desde el AULA DE ESTUDIOS DE LA BIOTIKA ha iniciado una estrecha colaboración con Juan Li, creador del sistema taoísta conocido como I CHING DAO.

Hace ya más de 6 años que en el Aula de Estudios de la Biotika se imparten cursos de I Ching de la línea Jing Fang I,  dónde se ayuda a los alumnos a profundizar en el conocimiento de uno mismo a través de su Hexagrama Natal y de consultas puntuales al I Ching en momentos de dudas. En el Hexagrama Natal de una persona aparecen las áreas de vida en que se presentarán las dificultades y las cualidades personales que ayudarán a solventarlas;  se refleja el “contrato de vida” y conocerlo es de gran ayuda para avanzar pues es imprescindible aceptarlo, asumirlo y responsabilizarse de él para lograr el propósito de vida. 

Por otro lado, el sistema taoísta I Ching Dao presenta un sistema de prácticas que incluye técnicas para transformar las emociones negativas y potenciar las positivas. El individuo puede utilizarlas para aprender a sanar la mente y las relaciones y así prevenir las enfermedades. 

Ambos sistemas aportan valiosas herramientas para saber cómo encaminarse en la vida y juntos multiplican su potencial.


Shu Yuan Chen
Maestro Juan Li
Instructor del programa I Ching Dao
Colaborador del Aula de Estudios de La Biotika
www.labiotika.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
X