Receta macrobiótica – Pastel de mijo con puerros

El mijo es un cereal poco usado y conocido en nuestros días, es muy rico en vitaminas del grupo b, nutre cabello y uñas, ya que contiene minerales en abundancia. Su grano es pequeño y amarillo y es altamente energético.

Se utiliza en cremas y pasteles  dulces para  el desayuno, con calabaza o pasas u orejones, también puede usarse en sopas con verduras dulces.

En macrobiótica se le asocian propiedades reguladoras del páncreas, estómago y bazo, es rico en azúcares de asimilación lenta por lo que regula la glucosa en sangre proporcionando una energía duradera y estable.

Suele sustituir a la patata en purés y pasteles salados. Se puede preparar en sopas, croquetas, incluso hamburguesas. Una preparación especialmente curiosa es la llamada: “tortilla de patata falsa” o pastel de mijo con puerros.

Esta receta es muy apropiada ya que se toma fría para llevar a fiestas y meriendas, ya que hace las veces de una tortilla.

El mijo, al contrario de la patata, no dilata el intestino, ni engorda y aporta numerosas vitaminas y minerales como hierro calcio, que regulan el ph de la sangre.

Los puerros le dan un toque refrescante y primaveral.

Receta:

Ingredientes:
Una taza de mijo.
Dos manojos de puerros.
Aceite de oliva de primera presión en frío.
Shoyu.(salsa de soja biológica)

Preparación:

Se cuece en mijo con un poco de sal y un chorrito de shoyu. En cuatro medidas de agua. Primero hay que lavarlo bien.

Por otro lado se saltean los puerros cortados en rodajas en un poco de aceite de oliva. Cuando están dorados se añade sal y shoyu al gusto.

Cuando el mijo está cocido y los puerros en su punto se pone a enfriar en un molde, cuando se enfría cuaja y queda con el aspecto y sabor de una tortilla de patatas, pero no lleva ni patata ni huevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
X