MENÚ MACROBIÓTICO DE LIMPIEZA Y RENOVACIÓN, ESPECIAL PARA RECOBRAR LA SALUD

La alimentación, el aire, y el agua, tienen una importancia fundamental y funcional en nuestro metabolismo, aparte de otras influencias más sutiles, como pueden ser emociones negativas, el estrés, excesos, radiaciones electromagnéticas, etc. Es por eso, que debemos cuidarnos más que nunca no ingerir alimentación basura, el motivo es que todo suma en nuestro organismo, y está vía de entrada de lo que ingerimos, puede ayudarnos apalear las otras que no podemos controlar.

“HAZ DEL ALIMENTO TU MEDICINA ” La frase  Hipocrática  que  ha conducido tantos movimientos naturalistas y a muchos que buscaban una solución en la dieta diaria.

En realidad no existe otro motivo que el desequilibrio alimenticio para entrar en la enfermedad. Por esta razón  no hay nada  más eficaz que replantearnos la dieta que tomamos cada día, es la mejor forma de equilibrar nuestro organismo tan perfecto. Para autocurarse solo hay que indicarle el verdadero camino de lo natural.

Tenemos  en nuestro metabolismo; procesos que regularizan y compensan los excesos y las deficiencias. Esos mecanismos, actúan de diferente forma en cada persona, dependiendo de su necesidad y debido a su constitución porque lo que para unos es beneficioso, para otros  es la causa de su mal. Por esta razón, nadie puede curar a otro, porque solo el puede  obtener el control individual  del funcionamiento  de su cuerpo. Sin obtener el control individual de su alimentación cotidiana nada se puede hacer.

Es por eso, que no hay otra mejor solución para limpiar nuestro organismo, que adoptar la prodigiosa dieta llamada macrobiótica.

Donde en los meses de invierno, el menú será adecuado a la necesidad de la estación, fortaleciendo la digestión y jugos digestivos y lo contrario en verano, se recomiendan ingerir otros alimentos, pues las secreciones digestivas, son en esta época débiles y diluidas. Esta forma de entender la alimentación, nos sitúa en equilibrio en cada estación, clima y época del año. Cuando sabes conducir tu alimentación, entras en otra dimensión de libertad y facilitas tu crecimiento personal, al mantener un constante estado de equilibrio y confianza en la vida.

MENU DEPURATIVO
SOPA DE ORTIGA
ESTOFADO DE QUINOA
GUISO  DE TOFU
DAIKON AL JENGIBRE
MANZANA AL VAPOR 
——————————————————————————————
CREMA  DE ORTIGA
2 Manojos de ortigas tiernas
½ Cebolla cortada en lunas
2 Tiras de wakame 
1 Pizca de sal marina
1 Cucharadita de miso blanco por ración
1 Cucharada de aceite de oliva
Saltear la cebolla con el aceite de oliva. Limpiar las ortigas quitándole el tallo. Poner todo junto en una cazuela con las algas. Hervir durante 15 o 20 minutos. Agregar el miso blanco al final.

 ESTOFADO  DE QUINOA
1 Taza de quinoa
2 Zanahorias
1 Hoja de apio
1 Taza de maíz bio
1 c/p de aceite de sesamo
1 Sello de alga kombu
1 Pizca de sal marina

Hervir la quinoa en 2 x 1 de agua, rallar las zanahorias y picar el apio en trozos finos, saltear las verduras suavemente con el aceite de sésamo agregándole pizca de sal marina. Una vez hervida la quinoa, juntar y remover con las verduras salteadas.

GUISO DE TOFU
1 Paquete de tofu de 250 gr  natural
1 Cucharada aceite de sésamo
1 Cucharada de tamari
1 Pizca de cúrcuma
1 Hoja de laurel
1 Cucharadita de arame remojada en agua 
1 Cucharadita de arru-rruz diluida en agua fría

Cortamos el tofu en dados y lo salteamos con  el aceite de sésamo, le ponemos taza de agua, una pizca de cúrcuma, cucharadita de arame remojada, hoja de laurel y el tamari,  y se deja cocer con tapa durante 20 minutos, luego se agrega el arru-rruz y se deja cocer otros 5 minutos.

DAIKON AL JENGIBRE
1 Daikon de 300 gr cortado en medallones 
1 Cucharada de jugo de jengibre
1 Cucharada de aceite de sésamo
2 Cucharadas de salsa de shoyu
1 Taza de cilantro picado

Saltear el daikon en el aceite, agregar 2 tazas de agua, la taza de cilantro picada el jugo de jengibre el shoyu y se deja cocer durante 15  minutos.


MANZANA  EN SU JUGO
2 Manzanas
1 Trozo de canela en rama
1 Taza jugo de manzana bio
1 Cucharadita de arru-rruz
1 Pizca de sal
1 Cucharada sopera de sirope de arroz
1 Taza de almendras troceadas

Se pone a hervir las manzanas troceadas en una  taza de agua, con la pizca de sal y la canela. Una vez hervidas, con el agua de hervirlas, hacemos una salsa agregando el jugo de manzana arru-rruz diluido en agua fría. Se tuestan las almendras lijeramente y se reserva. Se sirve en el cuenco con la salsa de manzana y las almendras por encima.


Miguel Priego
Consultor de macrobiótica en La Biotika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
X